Domingo, 15 de noviembre de 2009
Publicado por Salazara72 @ 10:12
Comentarios (0)  | Enviar


Buenos Aires recuerda a Ayala

La capital argentina rinde homenaje al fallecido escritor español

SOLEDAD GALLEGO-DÍAZ | Buenos Aires 14/11/2009

 

 

 

Francisco Ayala escribió en Argentina alguno de sus libros más importantes. Fue en Buenos Aires donde editó la revista Realidad, considerada como una de las publicaciones intelectuales más destacadas de su época, y donde vivió de los 33 a los 43 años, en pleno estallido de su capacidad creativa. Para preservar esa memoria, Buenos Aires ha sido escenario de un homenaje, con un debate sobre su obra y la colocación de una placa en la primera casa en la que vivió, al que han asistido su viuda, la hispanista estadounidense Carolyn Richmond, y su hermano Vicente, de 98 años, que sigue viviendo en la capital porteña. "Argentina es donde Francisco se sintió más feliz y donde alcanzó su plenitud como escritor y pensador", asegura Richmond.

 

 

 

 

Ayala llegó a Buenos Aires al fin de la Guerra Civil española, profundamente herido por el fusilamiento de su padre y de un hermano, y encontró en el ambiente cultural e intelectual de la capital argentina el impulso necesario para retomar su propia obra, rehusar la nostalgia y encarar una nueva realidad, una actitud que, según su viuda, le acompañó toda la vida. En un emotivo mensaje que fue grabado poco antes de su muerte, ocurrida el pasado 3 de noviembre, y que se pudo ver en el acto celebrado en el Centro Cultural español, Ayala renueva su afecto a tantos amigos argentinos a los que "en este momento tardío, cerca del final", afirma, "recuerdo con verdadera alegría y verdadera gratitud".

Sus amigos han promovido la colocación de una placa que recuerda al "escritor de novelas y testigo alerta de su tiempo" que vivió en un piso en el número 441 de la calle Defensa, un elegante edificio racionalista del céntrico barrio de San Telmo. Desde allí Francisco Ayala podía ir andando a las editoriales Losada y Sudamericana, con las que colaboró, y a la redacción de Realidad, revista de ideas, uno de sus grandes empeños, en la que quedó rápidamente reflejada su lucidez crítica y la preocupación moral que impregnaría toda su obra.

El poeta Luis García Montero, que ha escrito una biografía de Ayala y que mantuvo una estrecha amistad con él, resaltó la modernidad de la revista y el editorial del primer número, que escribió Ayala, y que contiene una declaración de intenciones "que los acontecimientos históricos han sobrecargado de lucidez". El impresionante editorial afirmaba: "Occidente debe alcanzar conciencia de sí, de sus raíces y fundamentos, de lo que en él es accidente y de lo que es esencia, de sus limitaciones y posibilidades. Debe también abarcar su crisis, entenderla, juzgarla, arbitrar los medios para salir de ella (...) En el aspecto exterior, debe abrirse a una comprensión más generosa y cabal de las otras culturas, para respetar en ellas su derecho, para incorporar aquellos valores que resulten admisibles sin desmedro de la peculiaridad propia".

En Realidad, que se publicó en Buenos Aires entre 1947 y 1949, escribieron desde Heidegger y Arnold Toynbee, hasta T.S. Eliot o Jean Paul Sartre, pasando por otros miembros de la Generación del 27 y la mayoría de los grandes escritores argentinos, incluido un jovencísimo Julio Cortázar.

Francisco Ayala abandonó la capital porteña en 1949, camino de Puerto Rico y posteriormente de Estados Unidos, donde desarrolló una fecunda labor como profesor, pero siempre cuidó sus lazos con Argentina. "Buenos Aires fue una vida nueva y la oportunidad de hacer las paces", afirma Carolyn Richmond.

 


Comentarios