Mi?rcoles, 27 de febrero de 2008
Publicado por Salazara72 @ 11:16
Comentarios (0)  | Enviar

A veces. Sara Pérez-Pavés.

 

 

A veces yo destrozaba nuestros sueños para gozar

el placer de reconstruirlos, de inventarlos a nuestra

medida; pero un día perdí las riendas de la noche

y los caballos desbocados se alejaron

dejándome en las manos un jirón de piel, un botón de sangre,

una perla líquida.

La noche, como un espejo sin azogue, no me quiso acoger

y en la profundidad te llamo sin oirme, te miro sin verme,

te amo sin sentirme.

 

A veces yo rompía nuestras canciones para gozar

el placer de recomponerlas y escucharlas a nuestra medida;

pero un día perdí las riendas de mi voz

y los trinos sin acorde me dejaron en el pecho una espina

de fuego y el sabor amargo de tu silencio.

El día, con sus blancas partituras inconclusas,

no que quiso acoger y desde el silencio te llamo sin oirme,

te miro sin verme, te amo sin sentirme.

 

A veces yo quemaba mi pensamiento para gozar el placer

de renovarlo intacto para ti; pero un día perdí

las riendas del corazón que se escapó pletórico y no supe

quererte. El cielo, reflejado en el mar,

me esperaba brillante y desde la eternidad te llamo

sin oírme, te miro sinn verme, te amo sin sentirme...

 

...A veces te soñaba, cantaba y pensaba...

                 A veces yo te amaba.


Comentarios