S?bado, 12 de enero de 2008
Publicado por Salazara72 @ 15:34
Comentarios (3)  | Enviar
Falleci? esta madrugada en un hospital madrile?o, donde fue ingresado a consecuencia de una crisis respiratoria. Nacido en Oviedo el 6 de septiembre de 1925, era acad?mico de la Lengua, hab?a sido galardonado con el Premio Pr?ncipe de Asturias de las Letras y con el Reina Sof?a de Poes?a Iberoamericana en 1996.
EFE. Madrid
El poeta ovetense ?ngel Gonzalez falleci? a las 1.30 horas de esta madrugada a consecuencia de un paro respiratorio a los 82 a?os en la Cl?nica La Moncloa de Madrid, en donde llevaba dos d?as ingresado, informaron fuentes cercanas a la familia. Los restos mortales del poeta han sido trasladados al tanatorio de San Isidro, en donde se ha instalado la capilla ardiente y ser? incinerado este domingo.

Amigos del fallecido, como Jos? Manuel Caballero Bonald, Almudena Grandes y Luis Garc?a Montero acompa?aron al poeta y a su esposa, Susana Rivera, desde su ingreso en la cl?nica. "M?s que la p?rdida de un gran poeta, sentimos la p?rdida del inmenso amigo", declar? Luis Garc?a Montero.

Nacido en Oviedo el 6 de septiembre de 1925, ?ngel Gonz?lez Mu?iz era acad?mico de la Lengua y fue galardonado en 1985 con el Premio Pr?ncipe de Asturias de las Letras y con el Reina Sof?a de Poes?a Iberoamericana en 1996. Adscrito a la Generaci?n del 50, su poes?a social oscila entre dos polos tem?ticos, la solidaridad y la libertad, al igual que la de otros colegas generacionales como Jos? ?ngel Valente, Jaime Gil de Biedma, Carlos Barral, Jos? Agust?n Goytisolo y Jos? Caballero Bonald.

Entre su obra po?tica figura "?spero mundo" (1956), "Grado elemental" (1962), "A todo amor" (1988), la antolog?a "Lecciones de cosas y otros poemas" (1998), la selecci?n personal de cien poemas y otros in?ditos "101+19=120" (2000) y "Oto?o y otras luces" (2001).
Gonz?lez colabor? con el cantautor Pedro Guerra en el libro-disco "La palabra en el aire" (2003) y con el tenor Joaqu?n Pixar, el pianista Alejandro Zabala y el acordeonista Salvador Parada en el ?lbum "Voz que soledad sonando" (2004).

En 1972 fij? su residencia en Estados Unidos, pa?s en el que ense?? Literatura Contempor?nea en la Universidad de Alburquerque hasta su jubilaci?n en 1993, aunque ha viajado a Espa?a con frecuencia.

A MANO AMADA

A mano amada,
cuando la noche impone su costumbre de insomnio
y convierte
cada minuto en el aniversario
de todos los sucesos de una vida;

all?,
en la esquina m?s negra del desamparo, donde
el nunca y el ayer trazan su cruz de sombras,

los recuerdos me asaltan.

Unos empu?an tu mirada verde,
otros
apoyan en mi espalda
el alma blanca de un lejano sue?o,
y con voz inaudible,
con implacables labios silenciosos,
?el olvido o la vida!,
me reclaman.

Reconozco los rostros.
No hurto el cuerpo.

Cierro los ojos para ver
y siento
que me apu?alan fr?a,
justamente,
con ese hierro viejo:
la memoria.
Angel Gonz?lez.


Comentarios
Publicado por Salazara72
S?bado, 12 de enero de 2008 | 15:44
Agrego ?ste poema en homenaje a ?ngel Gonz?lez.



EN TI ME QUEDO

De vuelta de una gloria inexistente,
despu?s de haber avanzado un paso hacia ella,
retrocedo a velocidad indecible,
alegre casi como quien dobla la esquina de la
calle donde hay una reyerta,
llorando avergonzado como el adolescente
hijo de viuda sexagenaria y pobre
expulsado de la escuela vespertina en la que era becario.
Estoy aqu?,
donde yo siempre estuve,
donde apenas hay sitio para mantenerse erguido.

La soledad es un farol certeramente apedreado:
sobre ella me apoyo.
Publicado por Salazara72
S?bado, 12 de enero de 2008 | 15:46
Continuaci?n.



La esperanza es el quicio de una puerta
de la casa que fue desarraigada
de sus cimientos por los huracanes:
quicio-resquicio por donde entro y salgo
cuando paso del nunca (me quisiste) al todav?a (te odio),
del tampoco (me escuchas) al tambi?n (yo me callo),
del todo (me hace da?o) al nada (me lastima).

No importa, sin embargo.
Publicado por Salazara72
S?bado, 12 de enero de 2008 | 15:48
Continuacion.


Los aviones de propulsi?n a chorro salvan r?pidamente
la distancia que separa Tokio de Copenhague,
pero con m?s rapidez todav?a
me desplazo yo a un punto situado a diez cent?metros
de m? mismo,
de prisa,
muy de prisa,
en un abrir y cerrar de ojos,
en s?lo una diezmil?sima de segundo,
lo cual supone una velocidad media de setenta kil?metros a la hora,
que me permite,
si mis c?lculos son correctos,
estar en este instante aqu?,
despu?s mucho m?s lejos,
ma?ana en un lugar sito a casi mil millas,
dentro de una semana en cualquier parte
de la esfera terrestre,
por alejada que os parezca ahora.
Consciente de esa circunstancia,
en muchas ocasiones emprendo largos viajes;
pero apenas me desplazo unos mil?metros
hacia los destinos m?s remotos,
la nostalgia me muerde las entra?as,