Jueves, 27 de septiembre de 2007
Publicado por Salazara72 @ 0:57
Comentarios (0)  | Enviar
MI?RCOLES 22 DE AGOSTO DE 2007
Sentidos resentidos
?Cu?l es la gracia de ver bailar a los dem?s? Me lo preguntaba mientras observaba a aquella pareja que siempre entraba en el local poco despu?s de que ?ste abriera sus puertas; buscaban aquella peque?a y discreta mesa que ofrec?a una ?ptima visi?n de la pista, encaraban sus sillas hacia el centro, ped?an una botella de vino y pasaban largas horas viendo al resto de gente bailar: solos, en pareja, lentos, r?pidos, sensuales, fren?ticos, ralentizados,?Apenas se miraban entre ellos, parec?an querer absorber todo lo que suced?a en la pista, s?lo dejaban de mirarla el momento justo y necesario para reponer el nivel de vino de sus copas. Su aparente juventud los hac?a aun m?s singulares, uno no los ubicaba m?s all? de los treinta; ella probablemente tuviera apenas veinte.
As? pasaban horas. Y d?as.
Trabaj? durante tres meses en la barra de aquel local, y no recuerdo un solo d?a en que no aparecieran y se situaran en el mismo lugar, siempre acompa?ados por una botella de vino. En ocasiones, sobretodo entre semana, en los d?as m?s flojos, en la pista s?lo hab?a un par de personas que apenas puede decirse siquiera que bailaran, simplemente se mov?an ligeramente al son de la m?sica mientras charlaban y daban buena cuenta de sus copas ... pero a?n as?, aquella pareja los observaban casi hipnotizados, como si estuvieran viendo bailar el tango m?s sensual, y fascinante que jam?s se hubiera visto.
Ocurr?a, frecuentemente, en estos d?as con menor afluencia, que la pista se vaciaba, cuando esto suced?a ejecutaban, como programados, el mismo ritual: ?l se giraba para buscar la botella y rellenar las copas, beb?an un trago y luego ella buscaba en su bolso un par de cigarrillos. Cuando los hab?an terminado, si nadie hab?a salido a la pista, se levantaban y se marchaban.
Jam?s les vi bailar, ni siquiera mover ligeramente las piernas al ritmo de la m?sica ? s?lo observaban.
Intrigado, le pregunt? a uno de los camareros por aquella pareja:

- ?Qui?n? ? ?los sordomudos? ? me contest? - ?qu? quieres saber?

- No, nada ? - le dije - Ya me contestaste.

Claro, s?lo eso pod?a explicar su actitud. Quer?an conocer la sensaci?n que produc?a aquello que ellos no pod?an sentir, probablemente, con un velo de tristeza permanente, pudieran ?escuchar? la m?sica de alguna forma al ver al resto de personas moverse a su ritmo, o al menos podr?an imaginarla. Desde aquel d?a no pude dejar de observarlos; aprovechaba los momentos en que no ten?a clientes para irme al fondo de la barra, donde mejor pod?a verlos y, fascinado, mirar sus miradas ? me serv?a una copa y me quedaba casi hipnotizado vi?ndoles. Buscaba en sus ojos una pista, una se?al de aquello que ellos podr?an estar imaginando en aquel momento, de la forma, de la textura, del olor y del sabor que estar?an asociando a esa m?sica que no pod?an escuchar y que jam?s podr?an hacerlo.
Dej? el trabajo poco tiempo despu?s, tras sentir, d?a tras d?a, la tristeza que me produc?a el no poder ver ni escuchar lo que ellos imaginaban, y, sobretodo, por el hecho de creer que nunca podr?a hacerlo.



A veces voy al rompeolas, me siento en una de las rocas y cierro fuertemente los ojos ? s?lo escucho las olas, siento la brisa, el olor de la sal ? y trato, sin ?xito, de imaginarme el mar, imaginar un mar que nunca hubiera visto ? Agotado y decepcionado, acabo por abrir los ojos para contemplarlo ? es entonces cuando, (maldigo el d?a que acept? aquel trabajo), no puedo dejar de recordar aquellas miradas sin dejar de convencerme de que ellos, no s?lo podr?an conseguirlo sino que su mar ser?a siempre m?s bonito que el m?o.

Sentidos (Isabel Filipe)
PUBLICADO POR NOESMIVIDA EN 7:36 PM 12 COMENTARIOS
ETIQUETAS: IMAGINACI?N, SENTIDOS
Comentarios