Mi?rcoles, 26 de septiembre de 2007
Publicado por Salazara72 @ 12:24
Comentarios (2)  | Enviar
LA VENDEDORA DE GLOBOS 10 / La egue

DEDICADO A CHEMA SARMIENTO

Una vez le dije yo al director de la Fundaci?n Villalar, un amigo, que si me hac?a el favor de enviarme una copia de El Filand?n de Chema Sarmiento, y me dijo que s?, que inmediatamente.. Otra vez, en Barcelona, cuando le dieron el Planeta por El a?o del wolfram a Ra?l Guerra Garrido, le hice una entrevista y una rese?a para el peri?dico en el que trabajaba. Yo, no ?l. Otra vez, el viejo periodista Florencio de la Lama Bulnes, paisano m?o y hasta algo pariente, me oy? hablar de Beato de Li?bana y me dijo: ?La biograf?a de Beato hay que hacerla, porque no est? escrita y tienes que hacerla t?. No lo pierdas de vista?. Yo le contest?: ?Ser? una novela?. Y la tengo ?hecha? aqu? arriba, donde los pelos no tienen m?s remedio que peinar con otro estilo, tirando ya m?s al minimalismo; de verdad de verdad y siendo completamente honesto, s?lo he escrito algunos pasajes de la novela del Beasto. Si alg?n d?a ve la luz, intuyo que ser?. ?mi? novela, el libro de madurez, la revelaci?n santa. (Me enga?o a mi mismo con este proyecto con el que llevo a cuestas a?os y a?os y que me tiene lleno de ilusi?n y de perezas).

Pero a?n dir? m?s. El tema de los c?taros me tiene tambi?n embelesado. No hace mucho recorrimos Marga y yo el territorio, pero ya desde ni?o mis meninges andan rondando con af?n literario esta canci?n. Creo que desde aquellas noches en las que el padre Cura nos relataba las fatigas de Nuestro Padre Santo Domingo, mis queridos apost?licos, y de alguna manera consigui? que todos nosotros nos consider?ramos descendientes del Languedoc y de la Edad Media. No s? si estar?s de acuerdo, pero aunque seamos del Bierzo, de Li?bana , de Navarra, o de la Tierra de Campos, pienso que nosotros ?venimos? espec?ficamente de Prouille, (?se escribe as??), de Carcasona, de Montpellier, de Albi, de Montsegur, de Toulouse y de aquellos terribles acontecimientos que a tantas cosas dieron principio y fin. Ellas forman parte de nuestro universo simb?lico originario.

Tengo la convicci?n ?literaria convicci?n y por consiguiente, libre - de que en Languedoc y Provenza, Nuestro Padre Santo Domingo, mis queridos apost?licos, ya era un santo s?, pero un santo joven, con mucha mili por delante. Un santo que anduvo all? en no muy buenas compa??as. Sim?n de Montfort, su amigo, sin ir m?s lejos. Por eso, por todo lo que vivi? all?, - es un pensar m?o, literario y libre- cuando se hizo mayor, m?s o menos como yo de mayor, el hombre no encontraba postura ni para rezar. Ante Dios, viv?a torturado. Y no era para menos, porque hab?a visto morir de forma horrenda y pr?cticamente por nada a muchos hijos de Dios. Muy serio, muy humano, muy profundo me parece a mi este hombre, ya de mayor.

Quiero decir, compa?ero Chema Sarmiento: T? y yo compartimos un mundo com?n de intereses. T? has materializado en arte de gran belleza asuntos que para m? no pasan todav?a de ser futuribles. Y a lo mejor se quedan en eso. En cuanto a est?mulos para el trabajo, veo que hemos sido r?os paralelos sin saberlo. Pero con una diferencia: el tuyo ha regado y el m?o se est? escurriendo poco a poco a la desembocadura ? que es el morir- sin darme cuenta de que, en cosas como ?sta, no vale con llevar agua dentro, hay que volcarla. Por eso, creo que la tortilla se ha dado la vuelta y ahora soy yo quien te admira y casi no debiera atreverme a dirigirte la palabra.

Porque es que me ha dejado boquiabierto lo que me cuentas de cuando ?ramos chavalines. ?C?mo es posible que alguien como t? ?no se atreviera? a dirigirte a mi? Alucino. Lo que no me extra?a nada es mi elogio a tu buena pronunciaci?n. De hecho, siempre pens? que eras de Valladolid.. Y es que yo pronunciaba fatal, no s? si recuerdas. Me era imposible la r fuerte. La ten?a atragantada. No s? si guecuerdas. De hecho fue un motivo de tortura interior, un cilicio incorporado, en aquella tierra de mortificaciones, porque a pesar del cari?o que tanto compa?eros como maestros me ten?an, mi egue les daba un motivo inevitable para gue?rse un poco de mi. Al menos, yo as? lo ve?a.

De hecho, yo escrib?a mucho, pero procuraba no leer lo escrito. Hasta una vez que le ech? cojones a la cosa y no dije que no al ofrecimiento de presentar una guepresentaci?n en el teatro a suerte o muerte. Eso s?, querido Sarmiento, mi amigo futuro, con quien es posible que me tome un caf? en Montmartre en los pr?ximos d?as. Cuando escrib? la presentaci?n de la guepresentaci?n, me pre-ocup? pre-viamente de que en ninguna de las dos caras del escrito tuviera presencia la maldira egue. ?Ni una sola egue? Y como dice una inscripci?n sobre la puerta de la casa de de los R?bago, del siglo XVIII que hay en mi valle, ?el que quiera saber lo que cuesta, que haga otra como ?sta?.

Manolo, ?de verdad la Cepeda escribi? eso de que los sermones largos hacer mover el culo?
Comentarios
Publicado por CHUSPY
Jueves, 10 de marzo de 2011 | 11:11

Llevo un tiempo intentando conseguir la pelicula entera del Filandón, ¿Me podrías ayudar?

Publicado por Salazara72
Viernes, 11 de marzo de 2011 | 8:04

Lo siento no tengo conocimiento de esa película, pero quizás puedas informarte en las bibliotecas de tu zona. Saludos.