Viernes, 21 de septiembre de 2007
Publicado por Salazara72 @ 0:32
Comentarios (0)  | Enviar
...Una dificultad reside en que no existe una l?nea divisoria clara entre las formas de agresividad que todos lamentamos y aquellas que no podemos desautorizar si hemos de sobrevivir. Cuando un ni?o se rebela contra la autoridad est? siendo agresivo, pero tambi?n manifiesta un impuslso de independencia que es parte necesaria y valiosa del desarrollo. El deseo de poder, en su forma extensa, presenta aspectos desastrosos que todos conocemos, pero el af?n de superar las dificultades o por conseguir el dominio sobre el mundo exterior constituye la base de las mayores realizaciones humanas. Algunos autores definen la agresi?n como ?la repuesta que sigue a la frustraci?n? o como un ?acto cuyo objetivo-respuesta es causar da?o a un organismo. En opini?n del autor, estas definiciones imponen unos l?mites al concepto de agresividad de no est?n de acuerdo con los hechos subyacentes de la naturaleza humana que el t?rmino trata de extresar. Vale la pena observar, por ejemplo, que las palabras con que acostumbramos a describir el esfuerzo intelectual son palabras agresivas. Atacamos problemas o les hincamos el diente. Dominamos un tema cuando hemos luchado con ?l y vencido sus dificultades. Aguzamos el ingenio, esperando que nuestro espiritu desarrolle una penetraci?n suficientemente afilada para poder diseccionar mejor un problema en sus partes componentes. Aunque las tareas intelecturales resultan a menudo defraudantes, afirmar que todo esfuerzo intelectual es consecuencia de la frustraci?n es atribuir un colorido demasiado negativo al impulso positivo de comprender y dominar el mundo exterior.


Seguir? poniendo fragmentos de ?ste libro, es muy interesante y real.
Comentarios