Lunes, 17 de septiembre de 2007
Publicado por Salazara72 @ 21:28
Comentarios (0)  | Enviar
No son cosas de viejas
ni de agujas sin ojo o alfileres
sin cabeza. No salta,
como sal en la lumbre, este sencillo
sortilegio, este viejomaleficio. Ni hisopo
para rocinar ni vela
de cera virgen necesita. Cada
forma de vida tiene
un punto de cocci?n, un meteoro
de burbujas. All?, donde el sorteo
de los sentidos busca
propiedad, all?, donde
se cuaja el ser, en ese
vivo estabmre, se aloja
la hechicer?a. No es tan s?lo el cuerpo
con su leyenda de torpeza, lo que
nos enga?a; en la misma
constituci?n de la materia, en tanta
claridad que es estafa,
gui?os, mejunjes, tr?mula
carm?n, nos trastornan. Y huele
a toca negra y aceitosa, a pura
bruja este mediod?a de septiembre;
y en los pliegues del aire,
en los altares del espacio, hay vicios
enterrados, lugares
donde se compra el coraz?n, siniestras
recetas para amores. Y en la tensa
maduraci?n del d?a, no unos labios
sino secas enc?as,
nos chupan la sangre
el rezo y la blasfemia,
el recuerdo, el olvido,
todo aquello que fue sosiego o fiebre.
Como quien lee en un rengl?n tachado
el arrepentimiento de una vida,
con tes?n, con piedad, con fe, a?n con odio,
ahora, a mediod?a, cuando hace
calor y est? apagado
el sabor, contemplamos
el hondo estrago y el tenaz progreso
de las cosas, su eterno
delirio, mientras chillan
las golondrinas de la huida.
Comentarios