Lunes, 10 de septiembre de 2007
Publicado por Salazara72 @ 15:17
Comentarios (14)  | Enviar
Hace unos meses que lo le?,pero he guardado los fragmentos que m?s me impactaron en su momento, un libro muy recomendable.



Quien quiere o puede irse de un d?a para otro, romper con todo, con la vida de siempre, con los lazos del coraz?n y los h?bitos de la vida diaria, qui?n no se aflige al pensar que debe perder su casa, sus libros, su sill?n preferido, la normalidad que ha conocido siempre, que sigue durando a pesar de los golpes en la puerta de los vecinos o el disparo que ha segado en un instante una vida o la pedrada en los cristales de la sastrer?a o de la tienda de ultramarinos del vecindario, en cuya fachada aparece groseramente pintada una ma?ana una estrella de David y una sola palabra que contiene en su brevedad el m?ximo grado posible de injudia; Juden. Vas a comprar a la misma tienda de todos los d?as pero hay delante de ella un grupo de hombres con camisas pardas y brazaletes con esv?sticas que sostienen una pancarta, Quien compra a los jud?os apoya el boicot extrajero y destruye la econom?a alemana y entonces bajas la cabeza y disimuladamente cambias de camino, entras en una tienda cercana, conteniendo la verg?enza ?ntima, al fin y al cabo el boicot a los comercios jud?os tiene lugar s?lo los s?bados, por lo menos al principio, en la primavera de 1933, y si al d?a siguiente o esa misma tarde te cruzas con el tendero habitual que sabe que no fuiste a comprarle es posible que apartes la mirada o cambies de acera en vez de aproximarte a ?l y estrecharle la mano, o ni siguiera eso, decirle unas pocas palabras normales, mostran un gesto de fraternidad ni siquiera jud?a, sino tan s?lo humana, de vecinos de siempre.


T? has sido se?alado, pero las cosas a tu alrededor no han sufrido ning?n cambio que pueda ser el reflejo objetivo, la confirmaci?n exterior de tu desgracia inminente, de su solitaria condena. En la sala de lectura a la que ya no puedes entrar la gente sigue inclin?ndose pensativamente sobre los vol?menes abiertos, a la luz suave de l?mparas bajas con pantallas verdes. Sales a la calle sabiendo que tienes los d?as contados, que deber?as aprovechar para huir el tiempo que te queda todav?a, para intentarlo al menos, pero el kiosquero te vende el peri?dico como todas las ma?anas y el autob?s sigue deteni?ndose con puntualidad cada pocos minutos en la misma parada, y entonces te parece que el maleficio est? dentro de t?, que hay algo en ti mismo que te vuelve distinto a los otros, m?s vulnerable, peor que ellos, indigno de la vida normal que ellos disfrutan, y de la que t? tienes indicios stiles pero tambi?n dindudables para saber que te han escluido, aunque no puedas explicarte por qu? raz?n, aunque te obstines en creer que sin duda se trata de un error, de un malentendido que se despejar? a tiempo.


La gran noche de Europa est? cruzada de largos trenes siniestros, de convoyes de vagones de mercanc?as o ganado con las ventanillas clausuradas, avanzando muy lentamente hacia p?ramos invernales cubiertos de nieve o de barro, delimitados por alambradas y torres de vigilancia. Arrestada en 1937, torturada, sometida a interrogatorios que duraban cuatro o cinco d?as seguidos, en los que deb?a permanecer siempre en pie, encerrada durante dos a?os en una celda de aislamiento Ginzburg, militante comunista, fue condenada a veinte a?os de trabajos forzados en los campos cercanos al C?rculo Polar, y el tren que la llevaba al cautiverio tard? un mes entero en recorrer la distintacia entre Mosc? y Vladisvostok. Durante el viaje las prisioneras se contaban las unas a las otras sus vidas enteras, y algunas veces, cuando el tren se deten?a en una estaci?n, se asomaban a una ventanilla o a un respiradero entre dos tablones y gritaban sus nombres a cualquiera que pasara, o arrojaban una carta, o un papel en el que garabateaban sus nombres con la esperanza de que la noticia de que segu?an vivas llegara alguna vez a sus familiares.


...Este hombre se ahoga, le digo a la mujer separando absurdamente las palabras, por si puede entenderme y le se?alo un tel?fono, hay que llamar a una ambulancia. Pero lo que yo quiero es irme cuanto antes, escaparme de all?, volver a la habitaci?n del hotel antes de que mi mujer se despierte. Logro incorporarme, y cuando el hombre me suelta se le apacigua algo la respiraci?n, aunque ahora casi tiene los ojos en blanco.
Sobre la mesilla en la que est? el tel?fono hay una peque?a bandera roja, con una esv?stica en el centro, en el interior de un c?rculo blanco. Desde que entr? en este lugar s?lo ahora, mientras espero a que respondan el tel?fono de urgencias, miro a mi alrededor. En una pared hay un gran retrato al ?leo de Hitler, rodeado por dos cortinajes rojos que resultan ser dos banderas con esv?sticas. En el interior iluminado de una vitrina hay una guerrera negra con las insignias de las SS en las solapas y con un desgarr?n manchado de oscuro en un costado. En una fotograf?a pomposamente enmarcada Adolf Hitler est? imponiendo una condecoraci?n a un joven oficial de las SS. En otra vitrina hay una Cruz de Hierro y junto a ella un pergamino manuscrito en caracteres g?ticos y con una esv?stica impresa en el sello de lacre.
Lo veo todo en un segundo pero no puedo discernir la cantidad abrumadora de objetos que me rodean, que llenan la habitaci?n, aunque es inmensa, los bustos, las fotos, las armas de fuego, los proyectiles puntiagudos y bru?idos, las banderas, los adornos, las insignias, los pisapapeles, los calendarios, las l?mparas, no hay nada que no sea nazi, que no conmemore y celebre el III Reich. Lo que yo percibo como confusa proliferaci?n tiene un orden perfecto y catalogado de museo.
Comentarios
Publicado por Adriana
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 18:39
Intersantes esos fragmentos , el tercer reich qued? atr?s ,pero cuanta intransigencia hay en la actualidad, cuantas guerras y dolor.
Tu sabes que eso que escribes de las mujeres del tren, me trae a la memoria lo que pas? en mi pa?s en tiempos no muy lejanos, desde la decada del setenta hasta el ochenta y cinco.Las presas politicas estaban en lo que ahora es escuela de enfermeria ,y sacaban sus manos de los barrotes y saludaban , y nosotros, sin importarnos la guardia,ni las armas, saludabamos
Publicado por Adriana
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 18:44
y les sonreiamos, y veiamos en ellas no su triste condici?n de perdida de libertad injusta e innecesaria, si no que eran heroinas mismas de nuestra patria.
Hemos perdido tambien familia, amigos, algunos contrajeron enfermedades y murieron como consecuencia de la tortura, pero muchos y muchas salieron, miran adelante, y son para nosotros dignisimos de todo respeto.
Y tambi?n todos, por el hecho de tener vida y habitar sobre esta tierra.
Te envio un beso de aqui pa alla
Publicado por Adriana
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 18:53
"acaso el tiempo ense?e
que ni esos muchos ni yo mismo somos
extranjeros reciprocos extra?os
y que la grave extranjer?a es algo
curable o por lo menos llevadero.
acaso el tiempo ense?e

que somos habitantes
de una comarca extra?a
donde nadie quiere decir
pais no mio."
Un beso queridisima Noe
Publicado por Adriana
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 18:56
olvid? a?adir el nombre del poema:Comarca Extra?a y su autor es Mario Benedetti . besitos
Publicado por Salazara72
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 19:45
Adriana, cari?o, me alegras la p?gina a pesar de la historia que cuentas, como ves, esos son mis libros, leo mucho, bueno le?a, ahora tengo algunos problemas.

No tuvo que se agradable aquella situaci?n, ver?s Sin Destino nobel de literatura del 2002 de Imre Kertesz es uno de mis favoritos de campos de concentraci?n y Cronicas del Mundo Oscuro tambi?n autobiogr?fico y por supuesto Primo Levi, la trilog?a de Primo Levi, en f?n Adriana, ?sta soy yo, con mis libros, mis poemas, mis lecturas....
Publicado por salazara72
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 19:48
...y mis escritores por supuesto, ellos no pueden faltar en mi vida,. Sin misterios, normal, bueno aqu? un poco extra?a pero ?sta soy yo. El poema es precioso Adriana deber?as hacerte una p?gina, as? compartir?as tus conocimientos con gente como yo, siempre dispuesta a aprenderlo todo. Besos,querida Adriana.
Publicado por Adriana
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 20:42
yte cuento querida Noe, que cuando todos fueron liberados al fin del infierno, iban por la carretera caminando, y todo , todo nuestro pais aplaudiendo,
La historia contemporanea de America del Sur es como esa frase de Alberti
Pero vino la paz. Y era un olivo
de interminable sangre por el campo .
Publicado por salazara72
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 20:51
Como el final del libro El Arca de Shinndler, precioso final, todos los supervivientes caminando en columna, s?lo que all? no hab?a nadie para aplaudirlos, Adriana, has hecho que quiera investigar ?sa historia, buscar? libros referentes a ello, pero ya sabes si quieres t? indicarme alguno, acepto sugerencias. Besos guap?sima.
Publicado por Adriana
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 21:25
hay una pagina en internet, www.politicauruguaya.com.uy
donde puedes bajar un libro de Internet, "Crisis de los partidos tradicionales y Movimiento Revolucionario en el Uruguay.Ponlo en el buscador, puedes buscar tambien desaparecidos en Uruguay, vas a ver a Amelia Sanjurjo, espa?ola, vivia casa por medio a la mia, y eramos muy amigas, buenisima mujer, lo que te escrib? de los presos saliendo , y la gente esperando y de la carcel de mujeres del Cabildo , fueron vivencias mias,mi tia vive aun
Publicado por salazara72
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 21:29
Lo busco rauda y veloz, gracias Adriana,me has alegrado un poco mi tarde-noche,, Besos guapisima
Publicado por Adriana
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 21:31
a una cuadra de lo que fuera una de las carceles de mujeres.Para volver a la democracia, nuestro pais trans? con los militares,de que no habria juicios a los militares, y reci?n ahora, 22 A?OS DESPUES, se est?n juzgando a todos los que fueron responsables de desaparicion y tortura. La Historia de Uruguay est? unida a la de Argentina y Chile. operaba el plan Condor,
Hubo ni?os que nacieron en la carcel, y mataban las madres y se quedaban con los beb?s.
Publicado por Adriana
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 21:41
Mi amiga Amelia Sanjurjo, era muy querida por nosotros,era mayor que yo y vendia libros, venia cansada al mediodia, y se sentaba en nuestra cocina, y recuerdo a mi madre sirviendole comida, supimos que fue brutalmente torturada y murio a consecuencia de eso. sus restos no han aparecido a?n , y est?n comenzando las excavaciones donde estar?an sus restos , a pocos kilometros de nuestro campo, en el campo de detencion la Tablada,Hubo uruguayos desaparecidos en Argentina.Incluso politicos asecinados
Publicado por Adriana
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 21:54
busca Zelmar Michelini y Gutierrez Ruiz su muerte.
sus viudas viven aun, fueron asesinados en Argentina
La historia de Sara Mendez buscando su hijo Simon Riquello, separado de ella en cautividad.
Publicado por Adriana
Lunes, 10 de septiembre de 2007 | 22:10
Escribe algo de mi amiga Amelia Sanjurjo,estos dias la he estado recordando , un beso grande y luego quiero ver un poema hermoso, tu sabes muchos.