S?bado, 08 de septiembre de 2007
Publicado por Salazara72 @ 14:52
Comentarios (3)  | Enviar
Naci? en una respetada familia cat?lica b?vara. Amaba el arte y la m?sica, e hizo el juramento hipocr?tico de sanar a los enfermos y de no entrar a una casa sino para sanar a sus pacientes. Eso fue lo que jur?. Lo que hizo: torturar, deshumanizar y masacrar. El Doctor Mengele envi? a cientos de miles de inocentes a la muerte en los campos de concentraci?n nazi, donde era conocido como "El ?ngel de la Muerte". ?Qu? sistema social, jur?dico y pol?tico pudo crear a un hombre como Josef Mengele? Un m?dico responsable de seleccionar a miles de jud?os para primero experimentar y luego exterminarlos en los campos de concentraci?n de Auschwitz. Un hombre que realizaba los m?s dolorosos experimentos sobre gemelos, con la esperanza de descubrir el secreto de los nacimientos m?ltiples, para as? crear gen?ticamente la S?per Raza Aria que dominar?a al mundo durante los mil a?os que, seg?n Hitler, durar?a el Reich.

Para tratar de comprender la personalidad de Mengele y develar sus malignos impulsos, debemos ver c?mo era el mundo el 11 de marzo de 1911, d?a en que nac?a el ?ngel de la Muerte Josef Mengele, el m?dico macabro de Auschwitz.

La Alemania que vio nacer a Josef se encontraba al filo de la Gran Guerra de 1914. Mientras su padre Karl prestaba servicio militar en el frente, su madre Volgoria controlaba el negocio familiar de venta de implementos agr?colas, y criaba a sus tres hijos: Josef, Karl y Hallois.

La guerra termin? en 1918 con la derrota de Alemania y el humillante Tratado de Versalles, que redujo el territorio y el poder?o militar germano. Pero la ?tica germana para el trabajo no se extingui?, y en pocos meses Alemania era una nueva naci?n. Karl Mengele regres? a reconstruir su empresa en G?inzburg, e hizo de ella la m?s grande en la regi?n, y a su familia una de las m?s respetadas en Bavaria. A?n hoy se los respeta, a pesar del infame criminal de Auschwitz.

Karl Mengele pasaba poco tiempo en la gerencia de su planta, sus horas transcurr?an en el laboratorio, inventando m?quinas que permitieran automatizar todas las labores agr?colas. En cierta forma compart?a con su primog?nito el gusto por la investigaci?n, quien la pondr?a en pr?ctica a?os m?s tarde en los campos de Auschwitz, inclinado sobre los microscopios, silbando una tonada familiar, y perdido en la macabra pasi?n de su proyecto de investigaci?n.

Un buen estudiante.

En la d?cada del ?20, Alemania era el centro cultural y art?stico del mundo. La medicina y la m?sica florec?an y Berl?n era considerada una de las ciudades m?s refinadas, sobrepasando incluso a Par?s. Nuevos conceptos sobre la evoluci?n de la raza humana se discut?an. Las teor?as de Darwin eran contrastadas con los nuevos descubrimientos y una nueva ciencia causaba revuelo: era la EUGENIA o EUGENESIA: el estudio de los cruces gen?ticos.

Ese ambiente ser?a de extrema importancia en la vida posterior de Mengele. Desde joven supo que el negocio familiar no era para ?l. "El padre de Mengele era de duro car?cter. Cuando llegaba a la f?brica lo hac?a gritando. Era una persona muy dura. Y su madre estaba hecha con el mismo molde. Era una devota cat?lica, piadosa, aunque muy recta de car?cter y de dura disciplina. Mengele siempre tuvo el impulso por hacer algo muy especial, para probarse y superarse a s? mismo. No ten?a amor ni calor hogare?o. Un ex compa?ero de escuela recordaba que desde aquellos tiempos, Mengele dec?a que deb?a hacer algo especial, que definitivamente pruebe su capacidad acad?mica" (Gerald Astor, actor y autor del libro "El ?ltimo nazi").

La familia Mengele ten?a cuantiosos recursos, y su f?brica empleaba a 1.200 personas. Josef Mengele asisti? a una escuela p?blica, y posteriormente al Gymnasyum, destinado a quienes ten?an aspiraciones acad?micas. "Era un estudiante brillante y extraordinariamente ambicioso. Siempre intentaba hacer algo fuera de lo com?n, para ser un gran cient?fico" (Julius Disbach, ex compa?ero de clases de Mengele). Otro amigo de esa ?poca lo describi? como agresivo y muy patri?tico.

En 1930, Mengele ingres? a la Universidad de M?nich, ciudad que se convertir?a en un centro de la agitaci?n pol?tica. All?, fue impactado por un discurso de Hitler sobre la superioridad de la raza germana. En esos tiempos muchos estudiantes se unieron al movimiento nazi. La "herencia" y la "eugenia" eran t?rminos aplicados normalmente por la comunidad cient?fica, que en su mayor?a apoyaba a Hitler y a su concepto m?stico del pueblo alem?n, pueblo que no pod?a florecer si par?sitos como los jud?os, gitanos y otros, los contaminaban. El antisemitismo ganaba impulso y la comunidad cient?fica parec?a estar de acuerdo. Pureza hereditaria, eutanasia, esterilizaci?n de los indeseables y superioridad racial mediante la eugenesia, ocupaban a la comunidad cient?fica. La eugenesia se convirti? en una palabra sagrada. Este t?rmino fue creado por el primo de Charles Darwin, Francis Caultin en 1833, y literalmente significa "buenos genes". El prop?sito de Caultin, basado en sus estudios sobre mejoramiento de animales, era aplicar estos conocimientos para mejorar la raza humana, para una mejor sociedad, con gente m?s exitosa: gente superior. Aunque no hubiera sido su intenci?n, Caultin sembr? una de las semillas fundamentales del Holocausto, con un siglo de anticipaci?n.

Nadie abraz? esta idea con mayor pasi?n que Mengele. En 1934 se uni? al Partido Nazi, pero sigui? con sus estudios y recibi? el Doctorado en Filosof?a, para luego aprobar los ex?menes de ingreso a Medicina. Se traslad? a la Universidad de Frankfurt y comenz? a investigar en el Instituto de Herencia Biol?gica e Higiene Racial bajo la tutela del doctor Ottmar von Verschuer, ardiente nazi y especialista en la ciencia eugen?sica, mediante la cual se crear?a la raza superior. Durante esta ?poca, Mengele public? un buen art?culo sobre la gen?tica y los ni?os, y al igual que su mentor, se concentraba en el estudio de los gemelos. En el sudeste de Polonia, las puertas de los campos de concentraci?n de Auschwitz llamaban a Mengele. All?, el cient?fico encontrar?a gemelos en abundancia, quienes no tendr?an otra opci?n m?s que participar en sus mortales experimentos gen?ticos. Pero Auschwitz es el final de un largo camino, y varios a?os habr?n de transcurrir hasta que Mengele se convierta en el ??ngel de la Muerte? para m?s de 4.000 hombres, mujeres y ni?os indefensos.

El sagrado juramento

La transici?n de la magia a la Ciencia de la Medicina fue un proceso gradual que dur? siglos. La medicina era el arte de la curaci?n en la antigua Grecia, y era celebrada por los griegos con el juramento de Hip?crates, Padre de la Medicina. Este juramento ha llegado a nuestros d?as, y es pronunciado por todo nuevo m?dico: "El r?gimen que adopto ser? para el bien de mis pacientes, y no para su perjuicio. No administrar? drogas a ning?n paciente ni entrar? a casa alguna, sino para beneficio de los enfermos". Es dif?cil imaginar que Mengele alguna vez haya pronunciado estas palabras. Pero s? hizo el juramento, que era reverenciado por los m?dicos alemanes, a pesar de contradecirse con su antisemitismo. Una extra?a dualidad exist?a en la Alemania Nazi.

H?roe nacional


Josef Mengele se hizo miembro del cuerpo de elite Waffen SS, una organizaci?n que exig?a pureza racial en sus miembros, c?nyuges y familiares, preferiblemente hasta la 4? generaci?n. Mengele se hab?a enamorado de Irenna Schumbaimm, de quien m?s tarde afirmar?a: "Era hermosa y bien educada... fue el amor de mi vida". Cuando ?l decidi? casarse con Irenna, hubo un interrogante acerca de sus antepasados, porque uno de ellos fue hijo extramatrimonial y hab?a dudas acerca de sus ancestros. Mengele debi? redactar documentos afirmando que no exist?an rastros de impurezas raciales ni sangre jud?a, algo que ser?a un pecado imperdonable para un oficial nazi de su jerarqu?a, proveniente de una familia aria pura, y adem?s cat?lica. Por otra parte Irenna proven?a de una familia luterana. Todo esto hac?a su situaci?n extremadamente inc?moda. ?Qui?n hubiera pensado que el novio, cuyo atractivo aspecto ario s?lo era afectado por la separaci?n de sus dientes incisivos, se convertir?a en el nazi m?s buscado y esquivo de la historia, con una recompensa total de US$ 3,4 millones por su cabeza, por cr?menes contra la humanidad?

Mengele termin? el servicio militar obligatorio con su grupo de elite SS en los Alpes Tiroleses. Volvi? a sus estudios en Frankfurt, donde viv?a junto a Irenna en una hermosa casa cerca del r?o Main. En septiembre de 1939 comenzaba la Blitzkrieg y Polonia ca?a en manos de Alemania en menos de un mes. Mientras la guerra se desarrollaba a favor de los nazis, Mengele permaneci? con Irenna concentrado en su investigaci?n biol?gica. Pero cuando la guerra se extendi? a dos frentes, con el ataque sobre Rusia, Mengele y su unidad fueron movilizados al frente oriental; poco despu?s fue herido en combate, por lo que le otorgaron condecoraciones y se convirti? en un h?roe nazi. ?Un doctor condecorado por valor en combate, con todo lo que ello significa! Mengele recibi?, adem?s de las condecoraciones normales por servicio en el frente ruso, la Cruz de Hierro en Primer Grado, y luego la Cruz de Hierro en Segundo Grado: un honor al que muy pocos acced?an.

Auschwitz

Cuando las heridas de Mengele sanaron fue declarado no apto para combate. Por ello, se ofreci? voluntariamente como m?dico de campamento: es decir como m?dico en los campos de concentraci?n. ?Por qu? querr?a alguien con tan elevadas calificaciones y antecedentes, ir a un sitio como Auschwitz? "Porque ?l buscaba "zwillingen" (gemelos) para sus experimentos y tendr?a a numerosos de ellos y hasta se pod?a dar el lujo de matarlos. All?, desde el principio, dispuso de 226 gemelos, con edades entre 2 y 18 a?os. Y pod?a hacer lo que quisiera con ellos." (Michael Barembaum, m?dico, director del US Memorial Museum).


Una de las asignaciones de los m?dicos de campamento era recibir los trenes cargados con jud?os. Estos doctores ten?an un poder terror?fico: pod?an decidir instant?neamente si un prisionero iba a la muerte en la c?mara de gas, si se lo destinaba a experimentos, o si iba a trabajos forzados. La mayor?a de los alemanes llamaba a Auschwitz "Anus Mundi" o "ano del mundo", pero para el ?ngel de la Muerte era su para?so de investigaci?n. En muy poco tiempo, se har?a famoso por descubrir los secretos de la vida. Y los trenes segu?an llegando. Mengele era uno de los pocos m?dicos de campamento que pod?a llevar a cabo la tarea de selecci?n a sangre fr?a, siempre en busca de gemelos.

Eva Mozes Kor, sobreviviente de Auschwitz relata "Cuando el tren se detuvo, escuchamos a muchos nazis dando ?rdenes afuera. Envolviendo al campo hab?a enormes muros con alambres de p?as. Todo all? era de un color t?trico. Uno deb?a obedecer inmediatamente las ?rdenes o mor?a. Deb?a ser instant?neo, como un flash. Ello decidir?a entre la vida en el campo o la muerte en las c?maras de gas. Mi madre nos sosten?a a m? y a Miriam, mi hermana gemela de las manos. Nosotras nos quedamos congeladas en ese lugar. Mi madre no nos solt?. Mi padre y mis otros hermanos desaparecieron en la multitud, y jam?s los volvimos a ver... De pronto, apareci? Mengele gritando en alem?n "?zwillingen, zwillingen!", es decir "?gemelos, gemelos!". Se detuvo frente a nosotras y mir?ndonos a mi hermana y a m?, pregunt? si ?ramos gemelas. Mi madre no sab?a qu? decir; s?lo atin? a preguntar: "?es eso bueno?" All?, un oficial SS orden?: "?responda por s? o no!". Y mi pobre madre dijo "s?, son gemelas". Mi madre fue enviada en una direcci?n, y nosotras en la direcci?n opuesta. Cuando me di vuelta, la vi por ?ltima vez, extendiendo sus brazos hacia nosotras..."

Eva Mozes Kor jam?s volver?a a ver a su madre, y la colecci?n de conejillos de india de Mengele segu?a creciendo. Regularmente enviaba los resultados de sus trabajos al Instituto Kaiser Willheim de Berl?n, a su maestro von Verschuer. Mengele luchaba contra el reloj para descubrir los secretos que permitieran crear una raza aria pura, mientras la marea de la guerra se volv?a adversa a Alemania.

Ciencia al servicio del odio

El inter?s de Mengele en el genotipo humano rubio de ojos azules es curioso, pues ni ?l ni sus superiores respond?an a esa descripci?n. Mengele estaba fascinado por los ojos azules, y se dec?a que ten?a una colecci?n de ellos en las paredes de su oficina, similar a una colecci?n de mariposas. Constantemente trataba de cambiar el color de los ojos de los ni?os.

?Por qu? podr?a alguien querer cambiar el color de los ojos? ?Qu? hac?a tan especial a los ojos azules? Mengele intentaba responder mediante sus experimentos eugen?sicos, ?Por qu? la "raza superior aria" presentaba m?s cantidad de personas con ojos azules, que con ojos de otros colores caracter?sticos de las razas inferiores? Para resolver el intrincado rompecabezas gen?tico Mengele tendr?a un poder de decisi?n absoluto: pod?a hacer lo que quisiera.

Personificaci?n del Demonio Nazi

Las investigaciones de Mengele ten?an un fin claramente demarcado: lograr la absoluta perfecci?n de la raza aria y asegurar su reproducci?n. Es por ello que intentaba descifrar los secretos de los nacimientos m?ltiples. Cuando se sab?a que tocaba el turno de las rondas de Mengele, la tensi?n invad?a por igual a prisioneros, guardias y doctores de la SS. Todo el mundo se aterrorizaba cuando comenzaba a revisar a los reci?n llegados, en su fren?tica b?squeda de gemelos. Cuando ?l llegaba con su terrible voz, los guardias nazis se aterrorizaban, y eso aterrorizaba a?n m?s a los jud?os. Mengele siempre se presentaba con su uniforme impecable y sus botas de cuero perfectamente lustradas, muy elegante, como un caballero refinado y aristocr?tico, caminando como si fuera due?o del universo, absolutamente seguro de s? mismo, mirando a los ojos a cada uno de los reci?n llegados. "Lo ve?amos vestido inmaculadamente, con un par de guantes de cuero en una de sus manos, y con un peque?o l?tigo para cabalgar en la otra. La relaci?n entre "sujetos" y "amo" es muy dif?cil de explicar, y a?n luego de haberla vivido, no puedo explicarla" (Eva Mozes Kor).

Mengele sab?a el efecto que causaba en las mujeres, y calculaba perfectamente sus ademanes para lograr el resultado deseado. Gissela Weird, una doctora jud?a prisionera, recuerda: "Mengele se deleitaba present?ndose ante nosotras, exquisitamente perfumado... tan elegante y atractivo... Vest?a hermosas camisas de color azul. Muchas mujeres dec?an: ?me encantar?a pasar la noche con ?l?. Era su forma de hacernos enloquecer: se debe estar loco para respirar el humo de los crematorios, y seguir viendo en ?l a un hombre tan atractivo como para pasar la noche".

En otras ocasiones, su lado oscuro surg?a descontrolado. Un sobreviviente lo recuerda ejecutando a un joven de 17 a?os, por robar carb?n. Mengele le dispar? en ambas rodillas, luego lo tom? del cabello y le dispar? en la cabeza. "Robar est? prohibido, y ustedes deben respetar las reglas de este lugar" dijo, para luego salir caminando como si nada hubiera ocurrido.

A excepci?n de ocasionales visitas, Irenna Mengele no conviv?a con su esposo. Auschwitz era muy poco cosmopolita para ella, por lo que es dudoso que conociera cabalmente lo que ocurr?a, como as? tambi?n que Mengele le hubiera sido fiel durante su estad?a en el campo. "Mengele gustaba seleccionar las m?s bellas mujeres jud?as para pasar sus horas libres. Las hac?a pasar una bella noche, tocando el piano. Pero en todos los casos, por la ma?ana, las mataba" (Siegfried Halbreich, sobreviviente). Mengele era un excelente pianista. Incluso se conoce una grabaci?n suya, cantando y tocando. A menudo, tocaba para los invitados, mientras las notas se paseaban, macabras, por el campo, hasta el amanecer.


?Estaba Mengele loco, o sufr?a otro desorden mental? ?Acaso la b?squeda de los secretos gen?ticos humanos, destruyeron todos los restos de conciencia en ?l? Las opiniones var?an, pero algo es seguro: Josef Mengele fue la personificaci?n del peor demonio. Se convirti? en un verdadero s?mbolo del terror nazi. Es absolutamente imposible leer la acusaci?n hecha contra ?l en la ex Alemania Oriental, que describe cabalmente sus atrocidades, sin siquiera dejar caer una l?grima. "Fuimos completamente sobrepasados por su monstruosidad" (Eli M. Rosenbaum, director de la Oficina de Investigaciones Especiales del Departamento de Justicia del Gobierno de los Estados Unidos). Lo m?s importante es ver que su mente operaba como la de un cient?fico, concentr?ndose en sus estudios y experimentaba dejando de lado los sentimientos. "Realmente no pienso que Mengele tuviera remordimientos por lo que hac?a. Pienso que en su mente de cient?fico, justificaba lo que hac?a. El nos inyectaba hasta cinco inyecciones juntas, para ver qu? pasaba. Muchas veces uno simplemente se mor?a. No ten?amos idea de qu? eran esas inyecciones" (Eva Mozes Kor). Mengele inyectaba en las venas toda clase de substancias, como fenoles, cloroformo, nafta, insecticidas... Algunas veces, directamente en el coraz?n. El mataba a los objetos de sus experimentos para hacerles autopsias. Hac?a vivisecciones, para estudiar los l?mites de resistencia a los traumas y el dolor en los seres humanos. Una vivisecci?n, es lo mismo a hacer la autopsia en un ser vivo. De m?s est? decir que lo hac?a con la persona consciente y sin anestesia... Obviamente, nadie sobreviv?a. De esta forma, los experimentos de Mengele cobraron hasta 60 v?ctimas diarias.

Demente o no, los experimentos de Mengele llegaron a su fin. El invierno se acercaba y el Ej?rcito Rojo avanzaba hacia el campo de muerte. El 26 de noviembre de 1944, Einrich Himmler, m?ximo jefe de las SS, telegrafi? a todos los Comandantes de Campo ordenando suspender las muertes. As? comenzar?a la huida de Mengele, desde Auschwitz hacia una vida de constante tortura.
Comentarios
Publicado por Adriana
S?bado, 08 de septiembre de 2007 | 15:34
Querida No?, no se si lo has escrito tu o algun historiador,es interesnte.
El pueblo judio sufri? constantes persecuciones a lo largo de su historia.
La personalidad de Mengele y todos los que estuvieron bajo las ordenes de Hitler en el ?rea de exterminar lo que ellos llamaban una raza inferior, creo que estaban proximos a la locura.Ahora lo que no creo es que Mengele tuviera fiestas con judias . Todos los nazis consideraban las judias como algo inmundo de tocar.
Un beso y te estar? leyendo.
Publicado por Invitado
S?bado, 08 de septiembre de 2007 | 16:22
Hola Adriana, lo saqu? de internet, y bueno, en la historia, todos los nazis son sorprenden un poco,Gracias por seguir ley?ndome, veo que compartimos muchas p?ginas tu y yo. Besos.Salazara72
Publicado por lulce
Lunes, 27 de octubre de 2008 | 19:38
Todos tenemos algunas nociones de lo que fu? el exterminio judio. Pero reconozco que no sab?a de la existencia de este personaje y me estremece pensar en lo que hizo. Sin duda estaba loco, todos lo estaban. Lo extra?o es que esa locura lleg? a ser viable y destruy? gran parte de la humanidad.