Jueves, 06 de septiembre de 2007
Publicado por Salazara72 @ 19:21
Comentarios (0)  | Enviar
Los lugares id?nticos parecen,
las cosas como antes,
m?s ?l no est?, ni la luz, ni las hojas,
y en esta calma hacia el final de a?o,
llevas la soledad por toda compa??a.

Es grato errar afuera,
ir con tu sombra, recordando
lo pasado tan cerca en lo presente,
crecida y su flor sin tiempo.
? Es esta soledad si as? est? llena?

El mediodia ahora, con su cielo
que se acerca velado
al r?o de aguas ciegas,
vuelve hacia ti la historia,
?ntimo y silencioso como un libro.

En su sosiego crees
que una forma ligera se encamina
dulcemente a tu lado,
como el amigo aquel, cuando las hojas
y la luz, luego idas con ?l mismo.

Le llamas ido, y no semeja
su vida, transcurriendo a la distancia,
espectro de la mente hoy,
sino vida en la tuya, entre estas cosas
que le vieron contigo.

Negado a tu deseo, hallas entonces,
que si tocas tu mano es como su mano,
que si miran tus ojos con sus ojos,
y tu amor en ti mismo
tiene cuando le dio y en ?l perdiera.

No le busques afuera. El ya no puede
ser distinto de ti, ni t? tampoco
ser distinto de ?l: unidos va?s,
formando un solo ser de dos impulsos,
como al p?jaro solo hacen dos alas.
Comentarios