S?bado, 07 de julio de 2007
Publicado por Salazara72 @ 11:43
Comentarios (0)  | Enviar
? D?nde est?s que no te encuentro,
dulce amor del alma m?a?
?Maldici?n eterna el d?a
que arranc? mi bien de m??
? D?nde est?n aquellas horas
que el amor me dio en tus brazos?
? Qui?n rompi? los tiernos brazos
con que unido estuve a ti?
Hado b?rbaro me sigue,
no hay mudanza en mi fortuna:
infeliz desde la cuna
infeliz ser? al morir.
Dame tregua a la esperanza;
pruebo el bien, m?s pronto vuela;
si un instante me consuela
luego aumenta mi gemir.
Si ambicioso el pecho m?o
dichas mil pidiera al cielo,
bien pudiera el vaho anhelo
con dureza castigar.
M?s no quiero yo esos bienes:
vierta en otro su tesoro;
s?lo pido un bien que adoro
y jam?s lo he de gozar.
Retirado a oculto asilo,
denme ?ay, Dios? que en dulce calma,
embebida en ti mi alma,
viva exento de temor.
?Qu? placer? All? mi gloria
fuera verte a cada instante,
mi universo tu semblante,
mi ventura solo amor.
Y no amor arrebatado,
pasajero, mal seguro,
sino aquel tranquilo y puro,
hecho s?lo a consolar.
Lento fuego, hermosa llama,
cual luz del occidente,
que, al ponerse, aunque no ardiente,
nunca deja de brillar.
D?bil choza bastar?a
a prestarnos fiel asilo,
que un hogar, cuando es tranquilo,
sobra a un puro coraz?n.
Guarden ?ay? esos tiranos
para s? el poder, la gloria,
de ellos s?lo en mi memoria
quedar? la compasi?n.
?Ah? Yo en medio de mis males
s? que tengo qui?n me llora,
qui?n en este instante, ahora,
suspirando por m? est?.
Ellos ?m?seros?me envidian,
que no saben qu? es ternura;
yo m?s quiero esta amargura
que el placer que el oro da.
Comentarios