Viernes, 06 de julio de 2007
Publicado por Salazara72 @ 15:49
Comentarios (0)  | Enviar
Testimonio de Josefina de Silva.


En un vag?n de carga: ? Aqu? llevamos ni?os muertos y mierda? Campo de los Almendros (Alicante), marzo de 1939.


Laura , inquieta, iba de grupo en grupo buscando almendras de sabor ?spero y ?cido, aun no hab?an madurado, pelando tallos de planta, todo le parec?a bueno a sus diecisiete a?os...Para ella y para su hermana Leonor, que no se mov?a porque no quer?a gastar energ?as. No ten?a casi leche en sus pechos y le quedaban unos ?ltimos granos de az?car para el ni?o que, hambriento y d?bil, hab?a dejado de andar y se acurrucaba en sus brazos...
Unos d?as despu?s, a parte de las 4.000 mujeres de los Almendros las trasladaron a la prisi?n de Alicante, durmiendo en los patios y escaleras, donde las materias fecales y las hemorragias corr?an por los suelos de vieja madera, infestando con su hedor el local herm?ticamente cerrado. Los llantos de los ni?os se hab?an apagado, mareados por el olor nauseabundo y por el hambre que debilitaba sus peque?os organismos. Luego las pasaron a un destartalado caser?n llamado ?Casa de Ejercicios Espirituales?, convertido en campo de concentraci?n.El ni?o de Leonor ya no andaba, una disenter?as, cada vez m?s aguda, iba dej?ndole con la piel y los huesos; todo el d?a cogido a las tetas de su madre, a la que hab?a abierto grandes grietas, por las que mamaba m?s sangre que leche...
Las sacaron custodiadas del campo. Eran m?s de cien mujeres con sus ni?os. Los andenes de la estaci?n, repletos de falangistas y guardia civil. Las subieron en vagones de mercanc?as hasta reventar. A ellas y a cientos m?s de mujeres y ni?os. Una vez llenos eran precintados por fuera. Al sacarlas del campo, no les dijeron a d?nde las llevaban; se encontraron metidas en aquellos vagones de techo bajo, con un tragaluz en el mismo como ?nica ventilaci?n. Y con el suelo sucio y pastoso, por los excrementos del ganado y con un olor f?tido que las mareaba.
Los vagones estaban en una v?a muerta d?ndoles el sol de plano. Cada mujer llevaba una cantimplora de agua y dos sardinas en lata; en cada vag?n iban unas treinta mujeres con otros tantos ni?os. El calor era axflixiante, todas las mujeres quer?an api?arse bajo el tragaluz. Los ni?os desasosegados por el calor y la poca luz, comenzaron a llorar...
Al tercer d?a, desde Alicante a Valencia, entraron en una estaci?n espaciosa, donde el convoy par? en una v?a muerta. Cerca de tres horas pasaron sin que nadie se acercase a los vagones. De pronto oyeron como si estuviesen quitando los travesa?os que atrancaban los vagones. Prestaron atenci?n y cuando m?s tensas estaban, llegaron al suyo y lo abrieron. Una bocanada de aire tibio y perfumado invadi? aquel caj?n. Dos guardia civiles asomaron la cabeza e instintivamente se taparon la nariz; el olor pesado y pestilente de cad?veres en descomposici?n les ech? para atr?s. Con la nariz tapada preguntaron:
? Qu? llev?is ah?? ?Apesta?
Ni?os muertos y mierda, contest? una mujer.
? Ni?os muertos?
S? ni?os muertos, contestaron las mujeres, ? por qu? se extra?an?... No tenemos ni aire, ni comida, ni agua..aqu? solo hay mierda y muerte.
Comentarios